SER SUSTENTABLE. O NO SER.

Ser Sustentable es proponer el surgimiento de un nuevo ser humano, capaz de desarrollarse en armonía con su entorno natural y social.

Es un cambio de paradigma donde el homo sapiens deja de pensar en el consumo excesivo, para pensar en reciclar, reutilizar y reducir, dando lugar al que podríamos denominar como: "Homo Sustentabilis".

Este último es el resultado de un cambio psicológico y emocional profundo, que le permite apreciar un panorama completo de sus acciones y consecuencias, incluyendo su salud, su seguridad y su trato hacia los demás y el medio ambiente. De este modo, llegamos a la inexorable conclusión que actuar de manera sustentable no es hacer lo correcto, sino la única manera de hacer las cosas.

De este modo, descubrimos que no hay diferencia entre lo que puede hacer una persona y lo que puede hacer una empresa. Entendemos que hay otra forma de ser sustentables. Otra manera de ser humano. Y vos podes serlo.

Bienvenido al próximo paso de nuestra evolución.

Bienvenido a SER SUSTENTABLE.

PROTEGER TU VIDA Y LA DE TU FAMILIA ES SER SUSTENTABLE PERO…

Ser sustentable es actuar con actitud preventiva.

Juntos, podemos trabajar por una cultura de la prevención, velando para que los siniestros no ocurran en ningún ámbito, y, cuando suceden, trabajar en la prevención aun allí, pensando en el cuidado no solo físico sino también emocional de las personas.

Mediante la educación podemos ayudar a sostener estos procesos para que en las generaciones futuras veamos cambios de comportamiento positivos, creando también una cultura escolar y social preventiva.

OPTIMIZAR EL USO DE LA ENERGÍA ES SER SUSTENTABLE PERO…

Ser sustentable es cuidar los recursos no renovables.

El agua cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre, pero solo el 0,025% se puede utilizar para consumo.

El agua dulce es un recurso limitado, vital para el ser humano y esencial para el desarrollo social y económico; entendamos su escasez, hagamos un uso consciente.

RESPETAR LAS NORMAS DE TRÁNSITO ES SER SUSTENTABLE PERO…

Ser sustentable es ser solidario.

La solidaridad es un aspecto clave en el tránsito, porque nos revela que el entorno vial es mucho más que el medio que utilizamos para trasladarnos de un lugar a otro, es un espacio social de convivencia, un entorno en el que nos expresamos, nos manifestamos y también nos desarrollamos como personas.

Y en tal sentido si cada uno en su rol de peatón, automovilista, ciclista, pasajero o motociclista tiene la capacidad de ponerse en el lugar del otro, podrá interpretar mejor los incidentes que pueden dar lugar a un siniestro, ayudando así a evitarlo.

HACER AGRICULTURA RESPONSABLE ES SER SUSTENTABLE PERO…

Ser Sustentable es cuidar nuestro suelo.

El productor agropecuario tiene a su disposición las más innovadoras coberturas y los últimos avances en tecnología satelital para asegurar su producción.

Pero el límite lo está poniendo la Tierra. En Argentina, el monocultivo representa más del 60% de la superficie cultivable del país, ante lo cual los organismos técnicos advierten los riesgos por deterioro de las tierras y el impacto de los agroquímicos. Combinar el modo de producción con los ciclos naturales y la salud de la población rural es ya un desafío impostergable.

SER SUSTENTABLE ES SER TRANSPARENTE EN TODO.

La responsabilidad social de una empresa empieza por el compromiso con el desarrollo humano de sus empleados y sus familias.

El empleo no formal supera los 4 millones de trabajadores en Argentina, lo que significa el mismo número de familias sin acceso a los beneficios sociales, médicos y previsionales. Y son aportes que se restan al mantenimiento de los beneficios que nuestras leyes garantizan a todos los argentinos.

De manera creciente, los clientes comienzan a juzgar a las empresas y a sus productos o servicios no por lo que dicen de sí mismas, sino por su comportamiento social.

SER SUSTENTABLE ES CUIDARSE,
PARA PODER CUIDAR.

Una huerta orgánica en casa puede ayudarnos a tener siempre a mano alimentos frescos y saludables. Pero esto no nos exime de controlar las cantidades de sal agregada, el azúcar y las grasas saturadas. que consumimos día a día en alimentos frescos y en los Industriales.

El exceso de estos componentes es causal de enfermedades como el sobrepeso, la diabetes y la hipertensión. Estas dos últimas son, precisamente, las dos primeras causas de muerte en nuestro país.

SER SUSTENTABLE ES CUMPLIR CON NUESTRAS OBLIGACIONES CIUDADANAS.

Claro que comprar un mueble hecho con materiales reciclados fomenta la iniciativa de reducir, reutilizar y reciclar, pero puede no ser una conducta tan sustentable si no cumplimos con nuestra obligación de pedir la factura correspondiente.

Además de respaldar la compra o servicio por el que pagamos en caso de tener que hacer un reclamo, exigiendo la factura nos aseguramos de que el dinero de esos impuestos se destine a obras de infraestructura, salud, educación, cultura y seguridad para todos.

SER SUSTENTABLE ES PRODUCIR DÁNDOLE TIEMPO A LA NATURALEZA.

La producción agropecuaria tiene todas las posibilidades para tecnificarse y aprovechar los avances científicos, que han expandido sus límites con la biotecnología.

Pero el límite lo está poniendo la Tierra. En Argentina, el monocultivo representa más del 60% de la superficie cultivable del país, ante lo cual los organismos técnicos advierten los riesgos por deterioro de las tierras y el impacto de los agroquímicos. Combinar el modo de producción con los ciclos naturales y la salud de la población rural es ya un desafío impostergable.

SER SUSTENTABLE ES APRENDER A RESPETAR A LOS DEMÁS.

Según datos de la UNESCO, Argentina lidera el ranking de bullying en los colegios:
- Cuatro de cada diez estudiantes secundarios admite haber padecido el acoso escolar.
- El 66% de los alumnos tiene conocimiento de situaciones constantes de humillación, hostigamiento o ridiculización.
- El 18% reconoce sufrir burla de manera habitual por alguna característica física.
- El 5% admite haber sido obligado a hacer algo contra su voluntad.
- El 70,8% sostiene tener conocimiento de la ocurrencia de peleas con golpes entre alumnos en la escuela.

1