Sancor Seguros» Actualidad» 

Año Del Trabajo Decente, La Salud Y Seguridad De Los Trabajadores

Compartir nota Imprimir Tamaño texto

El 2011 fue declarado por el Poder Ejecutivo Nacional como el “Año del Trabajo Decente, la Salud y Seguridad de los Trabajadores”; y esta declaración propició múltiples jornadas, seminarios, conferencias y programas educativos con el propósito de contribuir a la difusión del concepto de trabajo decente y de la prevención de los riesgos del trabajo, pilares sobre los que se asienta la salud y seguridad de los trabajadores.

 

La declaración corresponde al Decreto 75/2011 del Poder Ejecutivo Nacional, y refleja el compromiso del gobierno tanto con la cartera laboral del país como con el cumplimiento conjunto de los objetivos propuestos por la Organización Internacional del Trabajo.

 

A nivel mundial y a través del Programa de Trabajo Decente auspiciado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se ha instaurado el concepto de “trabajo decente”. Tal concepto se basa en el reconocimiento de que el trabajo es fuente de dignidad personal, estabilidad familiar, paz en la comunidad, democracias que actúan en beneficio de todos y crecimiento económico, que aumenta las oportunidades de trabajo productivo y el desarrollo de las empresas. Dicho concepto es ampliamente aceptado e incluye en su definición, al concepto de seguridad, puesto que no hay posibilidad de un trabajo decente si no es un trabajo seguro.

 

Un ambiente de trabajo sano y seguro es, además, un factor de productividad y competitividad. Este concepto va más allá de la simple valoración de los costos indirectos de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, para concebir el trabajo en los términos de calidad total. En este sentido, no hay calidad total sin calidad de vida en el trabajo. Por ello, la estrategia para la promoción de la salud y seguridad en el trabajo no puede limitarse a la reducción de los índices de incidencia de los accidentes de trabajo. Este es un paso necesario pero, si se desea un progreso perdurable aún en cuanto a los índices, debe avanzarse en el mejoramiento de las condiciones de trabajo.

 

En el contexto actual, la posibilidad de alcanzar mejoras significativas en materia de seguridad y salud en los lugares de trabajo, no es una cuestión asociada exclusivamente a la tecnología sino a la cultura, de allí que sea necesario instalar una “Cultura de la Prevención”. Y para que ello sea posible es necesario el compromiso de todos los actores, entre ellos los poderes públicos, las empresas privadas, las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo y los propios empleadores, trabajadores y sus organizaciones representativas.

 

Actualmente, el sistema de riesgos del trabajo en Argentina, muestra una evolución positiva en muchos de sus indicadores: menor cantidad de muertes, menos días no trabajados y mayor cantidad de empleados cubiertos, logros que han sido fruto del esfuerzo de los sectores antes mencionados. Al analizar las causas, se pueden identificar múltiples factores. Por un lado, es justo mencionar una maduración del sistema de riesgos del trabajo luego de dieciséis años de su puesta en vigencia, que hace que las empresas tengan un mayor conocimiento de sus obligaciones y responsabilidades, y actúen en consecuencia. En esto tuvieron un rol clave las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo, desarrollando acciones concretas para prevenir los accidentes laborales y las enfermedades profesionales.

 

Pero muchos años debieron transcurrir para alcanzar esta situación. Históricamente, las primeras medidas relacionadas a los accidentes en el ámbito laboral tenían que ver con cuestiones puramente técnicas, focalizadas en la mejora de los procesos.

 

Los primeros modelos históricos sobre seguridad laboral fueron formulados en Europa. En Alemania, en el siglo XIX existió una especie de Seguro Obligatorio para garantizar asistencia en caso de que los trabajadores sufrieran alguna enfermedad; y en Inglaterra, a mediados del siglo XX se propuso un Servicio Nacional de Salud que garantizaba el acceso a prestaciones médicas de índole preventiva, curativa y de rehabilitación.

 

En América Latina los primeros modelos comenzaron a surgir también a comienzos del siglo XX, en países pioneros como Chile donde se creó, en 1924, el Seguro Social Obligatorio para enfermedad, invalidez y vejez, el cual evolucionó luego, tras sucesivas etapas, en el actual Sistema Privado de Mutualidades de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales.

 

En Argentina, si bien a principios del siglo XX también se sancionó la primera ley en torno a los riesgos del trabajo (Ley 9.688 en 1915), pasaron varias décadas antes de se tratara el tema con la madurez necesaria, a través del actual Sistema de Riesgos del Trabajo. Incluso hubo reglamentaciones intermedias, como la Ley Nº 24.028 que sólo fueron paliativos a la norma anterior. Con la sanción de la Ley Nº 24.557 de Riesgos del Trabajo en 1995, se pasó de un sistema Mercantil de Coberturas Parciales (en el que el empleador contrataba voluntariamente un seguro o asumía como responsabilidad individual el riesgo asociado a los accidentes laborales y enfermedades profesionales) a un Sistema Social de Coberturas Integrales.

 

Pero más allá de la cuestión legislativa, en lo que refiere a la prevención de riesgos puntualmente, fue recién en la década del ´80, con el incremento de la influencia de factores tecnológicos y organizacionales, que se pasó de un enfoque individual de la prevención –que centraba la responsabilidad en las conductas de los trabajadores- a un enfoque integral, que considera la multiplicidad de factores (humanos, organizacionales, tecnológicos, entre otros) involucrados en un accidente o enfermedad laboral.

 

Así fue que, a partir de los años `90, se desarrollaron diversos sistemas de gestión de la prevención de riesgos, que involucraban a áreas específicas de seguridad e higiene ocupacional. Con todo, faltaba contemplar otro factor muy importante que comenzó a tomar fuerza en las distintas prácticas: el de la cultura o conciencia sobre las prácticas de prevención de riesgos por parte de los 1915. Ley Nº 9.688: se focalizó en la reparación de los daños originados en el ámbito laboral, sin abordar aún la prevención de los accidentes y enfermedades laborales (mantuvo su vigencia hasta finales de 1991).

 

1972. Ley Nº 19.587 de Higiene y Seguridad Laboral: se dispusieron las condiciones de higiene y seguridad en el trabajo en todo el territorio argentino.

 

1973. Decreto Nº 4.159: a través del cual se declaró al día 21 de abril de cada año como “Día de la Higiene y Seguridad en el Trabajo en la República Argentina”.

 

1979. Decreto 351: Reglamento de la ley de Higiene y Seguridad.

 

1991. Ley 24.028: nueva Ley de Accidentes del Trabajo que deroga la ley 9.688 y sus modificaciones.

 

1995. Ley Nº 24.557 sobre Riesgos del Trabajo: sus objetivos son reducir la siniestralidad laboral a través de la prevención de los riesgos derivados del trabajo y reparar los daños derivados de los accidentes de trabajo.

 

2003: Resolución Nº 760 de la SSN: se declaró a la semana comprendida entre los días 21 y 28 de abril de cada año como la “Semana Argentina de la Salud y Seguridad en el Trabajo”.

 

Antecedentes en normativaspropios trabajadores. Así, hacia finales del siglo XX, a los aportes de la ingeniería se sumaron nuevas disciplinas como la psicología, la sociología y la ergonomía que comprometían a otras áreas fundamentales de una organización empresarial, como es la de Recursos Humanos. A partir de entonces, la prevención de riesgos comenzó a encararse como parte de la cultura organizacional, lo cual permite que todos, tanto trabajadores como estructuras gerenciales, estén involucrados con el mejoramiento de las condiciones laborales.

 

 

Prevención ART: un modelo sobre la seguridad y salud ocupacional

 

Con el objetivo de promover acciones específicas de prevención de riesgos, tendientes a disminuir la siniestralidad laboral y mejorar las condiciones de higiene y seguridad en el ambiente de trabajo, Prevención ART ha desarrollado programas y herramientas de gestión a medida de las necesidades de sus empresas afiliadas.

 

Cuenta con con una red profesionalizada de especialistas en Higiene y Seguridad altamente capacitados y dotados de herramientas integrales de gestión, cuyo objetivo es evaluar los ambientes de trabajo y asesorar a las empresas para el desarrollo e implementación de programas preventivos.

 

Desde Salud Ocupacional, se trabajó en forma conjunta con las empresas para generar ambientes de trabajo saludables mediante estrategias adaptadas a los perfiles de las empresas -evitando así la aparición de enfermedades profesionales-, y en mejorar la calidad de vida de los trabajadores a través de actividades de promoción de la salud.

 

A los efectos de favorecer la interacción permanente entre la aseguradora y las empresas, garantizando la agilidad y simplicidad de las gestiones, Prevención ART pone a disposición de sus clientes diferentes sitios de autogestión como:

 

· PROTECCIÓN PERSONAL: una herramienta que permite seleccionar los Equipos de Protección Personal adecuados, en función de los riesgos que la empresa identifique como propios de su actividad o ambiente de trabajo.

 

· GESTIÓN ON LINE DE LA DOCUMENTACIÓN DE OBRAS DE CONSTRUCCIÓN: las empresas pueden informar on line el inicio de sus obras, modificar plazos y consultar en forma permanente el historial de obras declaradas.

 

· RELEVAMIENTO GENERAL DE RIESGOS LABORALES: herramienta que permite identificar la presencia de riesgos y evaluar el nivel de seguridad y cumplimiento de la normativa vigente.

 

En lo que refiere a capacitación, la oferta incluye:

 

· CURSOS IN COMPANY: los Asesores de Riesgo, como parte del modelo de gestión, asesoran a las empresas en la elaboración del Plan Anual de Capacitación y participan activamente del dictado de cursos para los trabajadores.

 

· CURSOS ON LINE: cursos a distancia para que los trabajadores puedan capacitarse en el momento y lugar que prefieran, pudiendo acceder al final de cada propuesta a un certificado que acredita la capacitación recibida. Son más de quince los cursos disponibles en la actualidad.

 

· PRIMER SISTEMA NACIONAL DE CAPACITACIÓN EN PREVENCIÓN DE RIESGOS. “PRIMERO PREVENCIÓN”: es un sistema de formación integrado que ofrece a las empresas diferentes instancias de capacitación:

 

· PROGRAMA DE CURSOS PRESENCIALES: consiste en un cronograma de cursos que se desarrollan en las diferentes zonas del país bajo la metodología de talleres y cuentan con la participación de entidades especializadas en las diferentes temáticas. Desde la web de la Aseguradora las empresas pueden consultar los cursos disponibles en sus ciudades e inscribir a los trabajadores.

 

· SERVICIO DE NEWSLETTERS: periódicamente se envía a las empresas información sobre estrategias de prevención de riesgos, normativa vigente, y cursos de capacitación.

 

· RECURSOS DE CAPACITACIÓN: a través de la plataforma virtual, los empleadores pueden acceder a recursos de formación:

 

• Manuales.

 

• Folletos Trípticos.

 

• Consejos Animados.

 

• Presentaciones multimedia.

 

• Señalética.

 

• Formularios.

 

• Normativas.

 

· PROGRAMAS DIFERENCIALES DE PREVENCIÓN DE RIESGOS: son programas que se implementan en función de las actividades y perfil de las empresas aseguradas.

 

· “PREVENCIÓN EN ESCUELAS”: es un proyecto destinado a que escuelas y docentes del país cuenten con fundamentos y herramientas para convertirse en agentes multiplicadores de hábitos y comportamientos seguros, y que los niños aprendan el valor de la seguridad para interactuar en la comunidad de manera responsable y solidaria.

 

Además de los recursos de capacitación orientados a docentes y alumnos, los niños tienen su propio espacio en www.preveniños.com, una plataforma web en la que pueden aprender jugando, cómo cuidarse en la escuela, el hogar y la vía pública.

 

Con el Club Preveniños, Prevención A.R.T. reafirma su compromiso de educar a las generaciones futuras en la prevención de los riesgos que están presentes en cada ámbito de la vida cotidiana de niños y adultos. Actualmente 250.000 niños forman parte de este club.

 

· “PREVENCIÓN DE ACCIDENTE DE TRÁNSITO EN EL ÁMBITO LABORAL”: programa de prevención de accidentes de tránsito orientado a empresas con alta incidencia de siniestros viales, comprometidas en proteger la salud de sus trabajadores. Incluye diferentes instancias de capacitación y presenta las siguientes características:

 

- Se desarrolla en el ámbito de la propia empresa, durante un período de seis meses.

- Los talleres se complementan con campañas de sensibilización en función de los medios de movilidad más frecuentes y encuestas de relevamiento de datos.

- Se forman líderes en seguridad vial a fin de fomentar conductas seguras y responsables.