Sancor Seguros» Actualidad» 

¿Qué es la Epidemiologia?

La epidemiología es la rama de la salud pública que tiene como propósito describir y explicar la dinámica de la salud poblacional, permitiendo intervenir en su curso natural. En esta nota se explica la importancia que este estudio tiene en el desarrollo de estrategias preventivas.

Compartir nota Imprimir Tamaño texto

 La epidemiología es la rama de la salud pública que tiene como propósito describir y explicar la dinámica de la salud poblacional, permitiendo intervenir en su curso natural. En esta nota se explica la importancia que este estudio tiene en el desarrollo de estrategias preventivas.

 

 

La palabra epidemiología deriva de tres vocablos griegos, estos son: EPI: sobre; DEMIOS (o DEMO): pueblo; LOGIA: conocimiento, estudio. Ahora bien, en un sentido práctico podríamos definir a la epidemiología como la "aplicación del método científico para obtener respuestas acerca de la salud, la enfermedad y los determinantes de ambos; al realizar estudios  en  las  poblaciones".

 

En términos generales, para la epidemiología, una población está constituida por un conjunto de unidades y, en tal sentido, podrán identificarse poblaciones de distintos tipos y formas. Así tendremos la población de pacientes internados, los trabajadores de una industria, los conductores de automóviles, los fumadores y los no fumadores, etc. Pero como parámetros generales de las poblaciones epidemiológicas, debemos decir que siempre están referidas a una zona geográfica y un tiempo determinados. En tal sentido, la completa definición de una población epidemiológica estaría dada por la conjunción de tres componentes: persona (hechos u objetos), lugar y tiempo. Supongamos como ejemplo el estudio de los nacimientos ocurridos en el lapso de dos años en una ciudad concreta.

 

En cuanto al origen de la epidemiología como actividad, algunos lo sitúan en la cultura Egipcia, otros en la Griega (varios siglos antes de nuestra era). Pero no es hasta el desarrollo de la estadística, en los siglos XVIII y XIX, que la epidemiología adquiere jerarquía y relevancia. En el siglo XX, la incorporación masiva de la informática dio un importante impulso a la epidemiología (bases de datos, aplicación de nuevas técnicas estadísticas). Actualmente, como veremos a continuación, es aplicada en amplias áreas del conocimiento humano.

 

Contribuciones pasadas y actuales de la epidemiología

Enfermedades infecciosas: grandes epidemias del mundo antiguo como la peste, viruela y el cólera; y actuales problemas como la enfermedad de chagas, el dengue y la gripe A. Debemos aclarar aquí, que la palabra epidemia, es utilizada para expresar un aumento del número de casos de una enfermedad (infecciosa o no) más allá de lo esperado habitualmente.

 

Ambiental: desde 1850 (epidemia de cólera en Londres) se conoce la utilidad del método epidemiológico en la resolución de los problemas de contaminación del agua, aire y suelo. Actualmente se la utiliza como fuente de conocimiento y prueba en los casos de contaminación de la cuenca Reconquista-Matanza-Riachuelo (provincia de Buenos Aires) y en el conflicto generado en la costa del Río Uruguay por la instalación de una industria pastera (provincia de Entre Ríos).

 

Enfermedades crónicas: estudio de los factores de riesgo responsables de la ocurrencia de afecciones como cáncer, enfermedades reumáticas y cardiovasculares, por citar las más importantes. Fue a partir del estudio epidemiológico de este tipo de afecciones que se comenzó a modelar el concepto de "origen multicausal de la enfermedad".

 

Accidentes (generales, de tránsito, laborales): con respecto a los accidentes de tránsito existen ejemplos actuales de estudios epidemiológicos realizados por el CESVI y la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

 

Un capítulo aparte lo constituye la Salud Ocupacional. Esta rama de la medicina, dado su carácter preventivo, social e interdisciplinario, encuentra en la epidemiología la metodología adecuada para el desarrollo de sus estrategias preventivas y realización de investigaciones etiológicas (riesgos y causas) y evaluativas (impacto en el terreno de las medidas implementadas).

 

Gestión de sistemas y servicios de salud: (marketing, auditoria, administración, calidad y costos de diagnósticos y tratamientos). La epidemiología es ampliamente utilizada como auxiliar en la gestión de instituciones de salud, tanto públicas como privadas. Su actividad incluye tareas de administración, docencia e investigación.

 

Social: participación (apoyo metodológico y estadístico) en los estudios para la determinación  de los índices de pobreza, indigencia, alfabetización, etc.

 

Legal: cada vez con mayor frecuencia la epidemiología es requerida como testigo experto acerca de posibles relaciones causa-efecto. En general se la requiere para resolver dos tipos de preguntas:

 

- ¿Existe, en general, una relación causa-efecto entre un presunto factor médico o no médico (tratamiento, contaminación, forma de trabajo, etc) y una enfermedad concreta (cáncer, enfisema, lumbalgia, etc)?.

 

- ¿Ha sido un factor concreto la causa de un problema de salud en ese individuo en particular?.

 

En cuanto a las personas que trabajan aplicando la epidemiología, llamados genéricamente "epidemiólogos", podemos hacer un resumen que agrupa tres dimensiones para conocer su perfil profesional.

 

Finalmente, debemos enfatizar que el razonamiento epidemiológico tiene su centro en la prevención y se basa en el RIESGO (como probabilidad de que un hecho negativo ocurra). Esta similitud de pensamiento con la actividad aseguradora, permite a esta última valerse de todas las herramientas metodológicas de la epidemiología, para aplicarlas en el desempeño de sus tareas habituales en áreas como seguros de vida, salud, mala praxis médica, ambiental, automóviles y riesgos del trabajo, entre otras ramas.

 

De lo dicho anteriormente debería quedar claro que la epidemiología es una ciencia de la salud que permite establecer parámetros de lo esperable en determinadas situaciones, y una epidemia es el aumento de la cantidad de casos de una enfermedad (infecciosa o no) más allá de lo esperado en una zona y tiempo determinados.